Que sería de nosotros sin esos libros que nos llevan a conocer otros mundos, otras formas de pensar, de sentir, de vivir, de amar, de gozar, de comprender, de imaginar o hasta de soñar.

Que mejor descripción que oírla de los mismos autores que supieron ponerle palabras a nuestro sentir… a nuestro pensar.

¡Dejémosles pues a ellos la palabra!