HISTORIA

Un lugar de la mancha… Un lugar de encuentro

Hace ya 23 años fue un sueño y escogimos por lanza la literatura, la poesía y la música, así como los aromas, los sabores y lo más importante… los amigos.
Y ya que esto era una quijotada ¿cómo nombrarla?
Como la primera frase del ingenioso y maravilloso Quijote:

En un lugar de la mancha de cuyo nombre SI  quiero acordarme…

La respuesta de nuestros amigos de siempre, de los nuevos y de los que vendrán, nos ha hecho testigos de romances, recuerdos, vivencias y de aquello que va de lo cotidiano a lo imprescindible: la magia de cada momento y de cada persona, la posibilidad de rescatar como los molinos de viento, las voces de los autores que pacientemente esperan compartir su sabiduría con nosotros así como la música, que nos transforma y nos deleita.

acerca_de_02
acerca_de_03

Un lugar de la mancha

Un espacio ideado por amigos y para amigos.
Aquí se encuentran los que ya se conocen, los que aquí se descubren y los que están por conocerse.
Un lugar para la conversación en grupo o la contemplación en solitario…
Donde suceden negocios, romances, ocurrencias y milagros.
Los placeres siempre están presentes en Un lugar de la mancha, de cuyo nombre si quiero acordarme.

Quizá un libro no es la vida… pero sin duda es un alimento del alma, para quienes gustan de perderse para encontrarse en un sin fin de historias y de buena literatura, para los que buscan amigos, para los que ya los tienen o para el abrazo compartido.

La magia de cada momento y de cada persona, los eventos sociales y culturales no pueden ser mejor acompañados que de una buena comida servida con esmero y con cariño.

about_img002
acerca_de_05
acerca_de_06

El sueño imposible
Con fe lo imposible soñar
al mal combatir sin temor
triunfar sobre el miedo invencible
de pie soportar el dolor

Amar la pureza sin par
buscar la verdad del error
vivir con los brazos abiertos
creer en un mundo mejor

Es mi ideal
la estrella alcanzar
no importa cuán lejos
se pueda encontrar
luchar por el bien
sin dudar ni temer
y dispuesto al infierno
afrontar si lo ordena el deber.